Errores de vida.

~ Ciegos pasos,

sordos argumentos,

muda sonrisa,

manco corazón. 

Imperfecciones de perfección. ~

Anuncios

He vuelto 🙋🏼

¡Buenos días compis!

Ya sí que sí. Absoluta y plenamente he vuelto. Llevaba unos días bastante desconectada y hoy puedo retomar mis pasiones.. ESCRIBIR Y LEER. Iré poquito a poco, leyendo todo lo que WordPress me deje, curioseando en los blogs que más sigo, actualizando el reto semanal, agradeciendo premios, etcétera. ¡Un montón de cosas!

Agradezco a esas personas que me han mandado comentarios de ánimo y de buenas palabras. A quien ha tenido la amabilidad de pararse a leer mis “breves” y pocos posts aún sabiendo que no podía parar a leer los suyos. Agradeceros a todos pues hice mi blog a finales de febrero (sin conocer nada esto), a principios de abril comencé a escribir y ha conoceros un poquito y me habéis acogido súper bien, me habéis brindado ánimo, y sobretodo, me habéis dado gran parte de vosotros con vuestras escrituras. ¡Un beso enorme a todos y GRACIAS!

Benedetti dijo:

LA GENTE QUE ME GUSTA

“Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace. La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad.

Me gusta la gente con capacidad para asumir las consecuencias de sus acciones, la gente que arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien se permite huir de los consejos sensatos dejando las soluciones en manos de nuestro padre Dios.
Me gusta la gente que es justa con su gente y consigo misma, la gente que agradece el nuevo día, las cosas buenas que existen en su vida, que vive cada hora con buen ánimo dando lo mejor de sí, agradecido de estar vivo, de poder regalar sonrisas, de ofrecer sus manos y ayudar generosamente sin esperar nada a cambio.

Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente, pero sin lastimarme ni herirme. La gente que tiene tacto.

Me gusta la gente que posee sentido de la justicia. A estos los llamo mis amigos.

Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría y la predica. La gente que mediante bromas nos enseña a concebir la vida con humor. La gente que nunca deja de ser aniñada.

Me gusta la gente que con su energía, contagia. 

Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos razonables a las decisiones de cualquiera. 

Me gusta la gente fiel y persistente, que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.

Me gusta la gente de criterio, la que no se avergüenza en reconocer que se equivocó o que no sabe algo. La gente que, al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos. La gente que lucha contra adversidades.

Me gusta la gente que busca soluciones. 

Me gusta la gente que piensa y medita internamente. La gente que valora a sus semejantes no por un estereotipo social ni cómo lucen. La gente que no juzga ni deja que otros juzguen. Me gusta la gente que tiene personalidad.

Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano, es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón.

La sensibilidad, el coraje, la solidaridad, la bondad, el respeto, la tranquilidad, los valores, la alegría, la humildad, la fe, la felicidad, el tacto, la confianza, la esperanza, el agradecimiento, la sabiduría, los sueños, el arrepentimiento y el amor para los demás y propio son cosas fundamentales para llamarse GENTE.

Con gente como ésa, me comprometo para lo que sea por el resto de mi vida, ya que por tenerlos junto a mí, me doy por bien retribuido.”

Después de diez años

Pues eso, que a veces te sientes demasiado fría, demasiado rencorosa. Ese es mi caso. Pero qué haces cuando tienes 10 años y tu hermano desaparece de tu vida sin darte explicaciones y en el peor momento que has vivido jamás. 

¿Sabéis lo que yo hice? Al principio, sentí pena, dolor, confusión, abandono, incluso decepción de mí misma (si, con 10 años). Echaba de menos esa única figura masculina que me felicitaba cuando sacaba buenas notas cuando era más pequeña, o que simplemente, me compraba chuches.

Después empecé mi adolescencia, ahí noté vacío y soledad. Un hermano mayor que te protega, que te cuide, que te acompañe y te dé consejos. Pero aprendí a vivir sin él. Casi nadie de mis amistades habían oído hablar de mi hermano (sabían que existía) pero nunca me paraba a comentar o pensar en ello.

El año pasado, de peculiar manera, encontré a mi hermano a través de Facebook. Me sentí descolocada, joder, no había cambiado nada. 10 años más viejo, más calvo y menos delgado. Los años pasan y ahí estaba, mi hermano. Para resumiros un poco, vino a Granada, estuvimos los hermanos juntos e intentamos dejar los errores y el rencor atrás, pero claro, hay cosas que no puedes olvidar tan rápido. Y aquí sigo, intentando excusar todo para no volver a perderlo. O quizá, que no me pierda él.

Hoy, he pensado en ello. No puedo decir que ha hecho la función de hermano mayor, no puedo decir que ha estado ahí porque mentiría. Es mi hermano de sangre, llevamos un año intercambiando llamadas, mensajes y viéndonos (de meses en meses) pero nada más. Puede sonar frío, si. Puede sonar rencoroso, también. Pero es así, lo quiero. Amo a sus hijos y lo voy a ayudar en todo lo que pueda. Yo sí voy a estar ahí siempre, para lo que necesite pero… Me falta tiempo, un poco de tiempo. O más interés por su parte, ya que, ya no soy una niña. Ya no voy a llorar ni a decepcionarme. Quien quiera estar a mi lado que esté, quien no… Ya sabe cuál es la solución.

García Lorca dijo:

“La poesía es algo que anda por las calles. Que se mueve, que pasa a nuestro lado. Todas las cosas tienen su misterio, y la poesía es el misterio que tienen todas las cosas.”

Coelho dijo:

“Todo lo que sucede una vez puede que no suceda nunca más, pero todo lo que sucede dos veces, sucederá ciertamente una tercera.”

Eres mujer

Sólo eres mujer. No tienes por qué ponerte vestidos. No tienes por qué esperar a tu hombre. No tienes por qué negarte a la bebida. No tienes por qué cuidar tu vocabulario. No tienes por qué pretender ser tímida y hablar suavemente. No tienes por qué añorar un matrimonio perfecto. No tienes por qué ser […]

https://zisabelleblog.wordpress.com/2016/05/17/eres-mujer/

Khalo dijo: 

“Tan absurdo y fugaz es nuestro paso por el mundo, que sólo me deja tranquila el saber que he sido auténtica. Que he logrado ser lo más parecido a mí misma que he podido.”