LO QUE PIENSO DE LA VIDA.

“Algunos días la nostalgia se estira hasta enroscarse en tu cintura como un vestido nuevo. Hoy, por ejemplo, que te ha dado por recordar, aún en la cama, aquel poema que hace años te envié en un SMS:

Sólo tus ojos

clavados en mis ojos.

Lo demás, sombra.

Después frunces el ceño y, mordiéndote el pelo, me preguntas cómo veo las cosas con el paso del tiempo, qué es lo que pienso de la vida ahora. ‘Me lo pones muy fácil’, te contesto, ‘pienso lo mismo que pensaba entonces: Para hablar de la vida basta hablar de tus ojos’Tú sonríes y buscas mi mirada y tus ojos se clavan en mis ojos y, por eso, ninguno de los dos vemos cómo la nostalgia se lame las heridas de vuelta al cesto de la ropa sucia.”

img_2083