Borges dijo:

LOS JUSTOS.

“Un hombre que cultiva su jardín, como quería Voltaire. El que agradece que en la tierra haya música. El que descubre con placer una etimología. Dos empleados que en un café del Sur juegan un silencioso ajedrez. El ceramista que premedita un color y una forma. El tipógrafo que compone bien esta página, que tal vez no le agrada. Una mujer y un hombre que leen los tercetos finales de cierto canto. El que acaricia a un animal dormido. El que justifica o quiere justificar un mal que le han hecho. El que agradece que en la tierra haya Stevenson. El que prefiere que los otros tengan razón.

Esas personas, que se ignoran, están salvando el mundo.”

Anuncios

Borges dijo:

“Como en los sueños, detrás de las altas puertas no hay nada, ni siquiera el vacío. Como en los sueños, detrás del rostro que nos mira no hay nadie. Anverso sin reverso, moneda de una sola cara, las cosas. Esas miserias son los bienes que el precipitado tiempo nos deja. Somos nuestras memoria, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos.”